El mapa de las restricciones severas para detener el coronavirus se puede leer en clave demográfica. Un conductor que quiera cruzar la comunidad de sur a norte, desde Tui a A Coruña a través de la AP-9, el principal eje de comunicación de la Galicia más poblada, no dejará de estar en zona de máxima alerta salvo a su paso por Ordes y Carral. Otra autopista, la que une Santiago con Ourense, marca otra línea de continuidad de las limitaciones más extremas. En el resto de la comunidad, en las zonas menos urbanizadas, el rojo aparece de manera más dispersa. Eso sí, la incorporación hoy de Ribadavía a la lista de concellos cerrados perimetralmente y con la hostelería cerrada empieza a insinuar otro eje, el de la A-52.

Además, el cierre de la comarca de Bergantiños deja la práctica totalidad de la fachada noroeste gallega con las medidas más duras. La AG-55 cruza por territorio rojo desde A Coruña hasta Vimienzo. De momento, se libra la zona más occidental de la Costa da Morte.

La Consellería de Sanidad amplió las restricciones que se aplicaban desde hace una semana a 60 concellos de toda Galicia. En concreto impone el cierre perimetral al municipio de Ribadavia (Ourense) y a los de la comarca de Bergantiños, a excepción de A Laracha. En total son siete los nuevos concellos afectados: Ribadavia, Carballo, Coristanco, Malpica, Ponteceso, Cabana y Laxe.

La medida, que incluye el cierre de toda actividad no esencial, se aplicará como en el resto de localidades durante cuatro semanas a partir de esta medianoche.

Sanxenxo, por su parte, se libra de esta medida, tal y como comunicaba el conselleiro tras la reunión del comité clinico donde han analizado la progresión de la pandemia en Galicia y la pertinencia de nuevas limitaciones. Con todo, Julio García Comesaña especificó que tanto en el caso de Sanxenxo como en el de a A Rúa y Chantada, se mantiene una «observación especial» debido al notable aumento de casos en los últimos quince días.

  • Nuevas restricciones en Galicia: así serán las próximas cuatro semanas

    ¿Qué puedo hacer y que no puedo hacer?

El alcalde de Ribadavia, César Manuel Fernández Gil (PP) apuntaba en declaraciones a la Radio Galega que la medida era «esperada» dada la evolución de los datos y que, desea, sirva para «minimizar los efectos de la pandemia» como ha ocurrido en O Carballiño desde su cierre. Y es que en Ribadavia el número de casos se incrementa en 39 en 14 días para una población aproximada de 5.000 habitantes. La residencia Nuestra Señora dos Anxos, donde han fallecido cuatro personas, y el instituto de la localidad concentran los principales focos del virus.

Situación «preocupante» en Vigo

En estos términos se ha referido el conselleiro a la situación de en el área sanitaria de Vigo, que hoy concretamente se convertía en la zona con mayor incremento de casos activos de Galicia. En el otro lado de la moneda ponía el caso de O Carballiño y Ourense, donde la curva se esta doblegando. También destacaron la mejoría en el área de Santiago y Ferrol. Sin embargo, todavía no se contempla relajar las medidas en ninguna de estas localidades.

Asimismo, desde la consellería apelan una vez más a la responsabilidad ciudadana, piden «paciencia» y que no se caiga en la relajación: «Esto va a seguir durante un tiempo y tenemos que ser prudentes».