¿ Como ayuda el CBD en la Artritis ?

Los cannabinoides como el THC y CBD, pueden ser útiles para el tratamiento de la AR. Dado que se trata de una enfermedad autoinmune, sabemos que los cannabinoides actúan modulando la actividad del sistema inmune. Cuando el sistema inmune está actuando por encima de lo necesario, y su actividad está incrementada, podemos encontrarnos con enfermedades autoinmunes. El sistema inmune ataca a estructuras y tejidos normales en el organismo, porque no los reconoce como propios, sino como extraños, es lo que sucede en los trasplantes, y por eso se inmunodeprime al paciente, para que el tejido u órgano no sea atacado y destruido por el sistema inmunitario del propio paciente.

Los cannabinoides son, pues, moduladores de la actividad del sistema inmunitario, y sabemos que el Sistema Endocannabinoide regula la actividad del sistema inmunitario, y en las enfermedades autoinmunes, pueden disminuir la actividad del sistema, con un efecto inmunodepresor, que es el responsable de la mejoría en estas patologías.

Aunque los cannabinoides son inmunosupresores, nunca se ha comprobado que en los individuos ya inmunodeprimidos como los afectados por VIH, hayan presentado más infecciones oportunistas al ser consumidores de cannabis, es un colectivo que lo ha usado para paliar la sintomatología e incrementar el apetito y mejorar la calidad de vida de los pacientes con VIH.

Por otro lado, los cannabinoides tienen un efecto analgésico atribuible principalmente al THC, pero que podemos implementar con el uso de CBD de manera conjunta en diferentes ratios o proporciones THC/CBD. Según las proporciones que manejemos, podemos minimizar el efecto psicoactivo del THC sin restar su efecto analgésico.

No estará limitada la actividad del paciente por culpa del efecto psicoactivo, que no es agradable para muchos pacientes. El efecto analgésico es muy importante para estos pacientes, ya que básicamente en las artritis el problema es inflamatorio lo que conlleva un grado de dolor variable, que puede ser moderado o severo en algunos casos.

Otro problema del paciente con AR es tratar la inflamación con los mínimos efectos secundarios posibles. Sabemos que los corticoides pueden ser efectivos en fases agudas de la enfermedad, o también podemos usar antinflamatorios no esteroideos, o AINES (aspirina, ibuprofeno, diclofenaco, indometacina, etc.), pero casi todos son gastro lesivos y pueden suponer a medio plazo una sobrecarga metabólica para el hígado. Además, inhiben la acción del THC cuando se administran conjuntamente.

Por lo tanto, no podemos pensar en tratamientos de por vida con corticoides o AINES, por sus efectos secundarios.

Los cannabinoides en dosis analgésicas no han supuesto nunca un problema metabólico hepático, que es en donde se metabolizan también los cannabinoides. No se ha detectado nunca un problema de excreción renal o toxicidad renal con los tratamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat