Cómo tratar la adicción a los videojuegos

El 25 de mayo de 2019 los estados miembros de la Organización Mundial de la Salud aceptaron formalmente la inclusión del abuso de los videojuegos como un trastorno mental. Se trata de una forma de ocio que tiene un gran seguimiento por parte de multitud de jóvenes y personas de mediana edad. Según este nuevo enfoque, dedicar un exceso de tiempo a estos contenidos es un riesgo para la salud y puede llegar a ser considerado enfermedad mental como adicción.

Actualmente, los videojuegos son muy populares entre la población de menos de treinta y cinco años. Aunque se asocia a la juventud en general, cada vez tiene más incidencia en adolescentes. Éste es un segmento de población que se encuentra entre dos etapas de edad muy distintas y es difícil precisar su identidad. Los videojuegos son tan variados y producto de un sector que evoluciona tan rápidamente, que convierte a los menores en un grupo ideal para hacer mella en sus vulnerabilidades y llegar a crear adicción.

¿Qué es el trastorno por adicción a los videojuegos?

El trastorno por adicción a los videojuegos se produce cuando una persona acaba pasando gran parte de su tiempo conectada a ellos. Ya sea por estilo de vida o por abuso, se acaba creando un vínculo psicológico que puede generar dependencia emocional.

Si no se marcan unos límites, progresivamente se acaba dedicando más tiempo a la actividad, dejando al margen responsabilidades y necesidades diarias.

Así, el individuo se aparta de los hábitos normales y afecta a cómo se desenvuelve en su vida normal y a su estabilidad psicológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat