Los perfumes (y la cosmética), al frigorífico

“Para conservar bien un perfume, que dure y que no tenga problemas de oxidación, deberíamos conservarlos en sitios frescos y alejados de la luz directa” dice Valeros, que añade: “Siempre se ha dicho que el lugar ideal de la cosmética es el frigorífico… también el del perfume”. Lo mismo piensa Vidal: “Se puede retrasar el proceso de degradación si conservamos el perfume a baja temperatura pero quizá no sea la mejor idea mezclar los aromas de un perfume con el de otros alimentos perecederos… mejor dejar a cada uno su espacio”. Una nevera para perfumes suena como un capricho necesario que exige el lujo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat