Descubre los beneficios de comer marihuana cruda.

Olvídate de la col rizada y las espinacas: la marihuana es el nuevo superalimento. A fin de cuentas, la marihuana es técnicamente una verdura, aunque no suele considerarse como tal. La mayoría de consumidores de marihuana están familiarizados con los efectos de fumar, vapear e ingerir comestibles, pero ¿alguna vez te has preguntado si se pueden comer las hojas de marihuana crudas? Desde un punto de vista nutricional, la marihuana contiene una gran cantidad de moléculas saludables, que incluyen:

  • Proteínas
  • Fibras
  • Antioxidantes
  • Vitaminas
  • Minerales

Puede que la idea de masticar un montón de cogollos y hojas frescas parezca una locura. Sin embargo, puedes usarlos para hacer ensaladas nutritivas y zumos con un sabor que te sorprenderá.

Las ventajas dietéticas y terapéuticas del cannabis crudo

La marihuana es una verdura como otras muchas plantas que comemos a diario. De hecho, ¡el cannabis es un superalimento en sí mismo! Sus flores y hojas crudas están llenas de fitoquímicos beneficiosos que no suelen encontrarse en otras partes, y dan un toque saludable a ensaladas, batidos y zumos. Descubre los beneficios de comer marihuana cruda.

Qué hacer si fumas o ingieres demasiada hierba

Nos pasa a los mejores: a veces nos pasamos con la cantidad y nos colocamos demasiado. Al fumar, cualquier sensación desagradable suele desaparecer en cuestión de minutos, a diferencia de las horas que pueden tardar los comestibles. Por ello, para volver a tener la cabeza despejada, suele bastar con dejar el porro, hidratarse y comer algo.

Con los comestibles, aunque recomendamos igualmente comer o beber, y tal vez tomar un poco de aire fresco, puede que tengas que soportar las molestias durante una o dos horas. Afortunadamente, no puedes sufrir una sobredosis letal de marihuana, así que ten la tranquilidad de que las cosas volverán a la normalidad en poco tiempo.

COMER VS. FUMAR CANNABIS: ¿CÓMO REACCIONA EL CUERPO?

El cannabis ingerido es una fuerza que hay que considerar, ya que puede agobiar fácilmente a los que no estén preparados. El razonamiento detrás de todo esto, se explica en la forma en la que los compuestos del cannabis interactúan con el cuerpo. Cuando comes cannabis, éste pasa por el aparato digestivo. Durante el proceso de absorción, el THC pasa por el hígado, donde es convertido en una forma mucho más potente. El Delta-9 THC (THC normal) se convierte en 11-hidroxi-THC, que puede atravesar la barrera sangre/cerebro con mucha más facilidad y ¡con un golpe mucho más fuerte!

Cuando inhalas cannabis, ya sea en forma de humo o vapor, los compuestos son absorbidos directamente por la sangre a través de los pulmones. Con esto, el THC no pasa por el hígado, y se va directamente al cerebro, cuyo resultado es un subidón mucho más instantáneo, pero menos potente.