¿Qué se siente cuando se fuma un porro?

Muchos experimentan una euforia placentera y una sensación de relajación. Otros efectos comunes, que pueden variar ampliamente de persona a persona, incluyen una mayor percepción sensorial (por ejemplo, colores más brillantes), risa, alteración de la percepción del tiempo y aumento del apetito

¿Qué tipo de droga se considera el cannabis?

El cannabis es una droga que se extrae de la planta Cannabis sativa, con cuya resina, hojas, tallos y flores se elaboran las drogas ilegales más consumidas en España: el hachís y la marihuana. … Hachís: elaborado a partir de la resina almacenada en las flores de la planta hembra.

Beneficios de la marihuana en tu cuerpo y tu cerebro

¿Has oído hablar del subidón del corredor? Es el estado de euforia que se produce al hacer ejercicio. Las famosas endorfinas que se segregan con el deporte producen una mayor resistencia al dolor y una sensación de relajación, pero la euforia y el bienestar vienen en realidad de otra droga cerebral: la anandamida, un endocanabinoide. Para entendernos, marihuana que fabrica tu propio cerebro.
Como muchas otras drogas, la marihuana contiene sustancias que se parecen a nuestros neurotransmisores naturales. En este caso se trata del tetrahidrocannabinol o THC, que tiene el mismo efecto en nuestro cerebro que la anandamida: a corto plazo, sensación de bienestar y amplificación de las sensaciones placenteras, elevación del umbral de dolor, y también cierta interferencia con la formación de recuerdos y con las funciones motoras.
Pero además la marihuana contiene otra sustancia llamada canabidiol o CBD, que cuando llega al cerebro hace aumentar los niveles de otro neurotransmisor endógeno llamado 2-AG, que se ocupa de la regulación del apetito (de ahí el hambre que dan los porros), y mucho más importante, el sistema inmunitario y la regulación del dolor. El THC es psicotrópico, y es la parte del cannabis que te proporciona los efectos “recreativos”. El CBD no produce estos efectos, pero sí afecta al las funciones del cerebro y a la salud en general, en muchos casos de forma beneficiosa.
Así que nos encontramos con una planta que contiene principios activos que encienden y apagan interruptores químicos en el cerebro imitando a nuestros propios neurotransmisores. La mala noticia es que esta planta es ilegal. La buena noticia es que cada vez está más cerca el momento en el que su uso se normalice para el tratamiento de muchas enfermedades

¿Cuándo se considera apropiada la marihuana medicinal?

Los estudios informan que el cannabis medicinal tiene posibles beneficios para varias enfermedades. Las leyes de cada estado contemplan diferentes enfermedades autorizadas para el tratamiento con marihuana medicinal. Si estás considerando la marihuana para uso médico, consulta las regulaciones de tu estado.

Dependiendo del estado, puedes calificar para el tratamiento con marihuana medicinal si cumples con ciertos requisitos y tienes una condición de elegibilidad, como:

  • Enfermedad de Alzheimer
  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)
  • VIH/SIDA
  • Cáncer
  • Enfermedad de Crohn
  • Epilepsia y convulsiones
  • Glaucoma
  • Esclerosis múltiple y espasmos musculares
  • Dolor severo y crónico
  • Náuseas severas

Si experimentas síntomas molestos o efectos secundarios debido a un tratamiento médico, especialmente dolor y náuseas, habla con el médico para conocer todas las opciones que puedes probar antes que la marihuana. Es posible que los médicos consideren la marihuana medicinal si otros tratamientos no funcionan.

Mitos y realidades sobre la marihuana y el sueño

Perseguida por unos y alabada por otros, la marihuana sigue siendo un tema de actualidad. Entre sus beneficios para la salud y la etiqueta de “sustancia ilegal”, parece que la sociedad y las autoridades empiezan a abrir la puerta a los pequeños productores. Sin embargo, aún quedan muchas cosas que aclarar en torno a la marihuana, sobretodo en lo relativo al sueño y al descanso. Y es por eso que venimos a explicarte una serie de realidades

La marihuana puede presumir de ser una planta con una amplia variedad de compuestos, aunque destacan principalmente dos de ellos: el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD).

Diversas investigaciones, han demostrado que ambos compuestos tienen un efecto considerable sobre el sueño. En concreto, el THC provoca que nos quedemos dormidos de una forma más rápida. En cuanto al CBD, este aceite estimula que nuestras horas de sueño sean mucho más tranquilas y relajadas, lo que hace que al día siguiente nos sintamos más descansados.

¿Qué efectos tiene la marihuana en la salud de los pulmones?

Al igual que el humo del tabaco, el humo de la marihuana irrita la garganta y los pulmones  y puede causar tos intensa cuando se consume. También contiene niveles de alquitrán y sustancias químicas volátiles similares a los del humo del tabaco, lo que suscita preocupación en cuanto al riesgo de que cause cáncer y enfermedades pulmonares.68

El consumo de marihuana se vincula con la inflamación de las vías respiratorias grandes, una mayor resistencia de las vías aéreas e hiperinflación pulmonar, y quienes fuman marihuana con regularidad reportan más síntomas de bronquitis crónica que quienes no fuman.68,69 En un estudio se determinó que quienes fuman marihuana con frecuencia visitan más al médico para consultar por problemas respiratorios que las personas que no fuman.70 En algunos estudios de casos se ha propuesto que debido a los efectos inmunodepresores del THC, fumar marihuana puede aumentar la predisposición a contraer infecciones pulmonares—como neumonía—en las personas que tienen inmunodeficiencias. Sin embargo, un amplio estudio de cohortes con enfermos de sida no confirmó dicho vínculo.68 Fumar marihuana también puede debilitar la respuesta inmunitaria del aparato respiratorio, lo que aumenta la posibilidad de que la persona contraiga infecciones pulmonares, incluso neumonía.69 Estudios realizados con animales y seres humanos no han determinado que la marihuana aumente el riesgo de contraer enfisema

La marihuana es segura y eficaz como medicina?

Las posibles propiedades medicinales de la marihuana y sus componentes han sido tema de investigación y polémica durante décadas. En sí, el THC tiene beneficios medicinales comprobados en ciertas formulaciones. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration, FDA) ha aprobado medicamentos elaborados a base de THC, tales como el dronabinol (Marinol®) y la nabilona (Cesamet®), recetados en forma de píldoras para el tratamiento de náuseas en pacientes que reciben quimioterapia para el cáncer, y para estimular el apetito en pacientes que tienen síndrome consuntivo debido al sida.

También se han aprobado o se están estudiando otros medicamentos elaborados a base de marihuana. El nabiximol (Sativex®), un atomizador bucal disponible actualmente en el Reino Unido, Canadá y varios países europeos para el tratamiento de la espasticidad y el dolor neuropático que pueden acompañar la esclerosis múltiple, combina el THC con otra sustancia química de la marihuana denominada cannabidiol (CBD).

CBD no tiene las propiedades gratificantes del THC, e informes anecdóticos indican que puede ser prometedor para el tratamiento de trastornos convulsivos, entre otros. En Estados Unidos se está probando un medicamento líquido a base de CBD llamado Epidiolex para el tratamiento de dos formas graves de epilepsia infantil: el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut.

¿Cualquiera podrá ir a donde un médico para que le recete marihuana?

Depende del marco regulatorio que se adopte, aunque en la mayoría de los casos hay claras restricciones. Existen diferentes modelos para la regulación, con distintos niveles de acceso. Por un lado, se puede autorizar la fabricación y registro ante la autoridad sanitaria de una preparación (gotas, spray, cápsulas, aceites, tinturas, etc.) que contenga los principios activos del cannabis (THC, CBD) en una concentración estandarizada para su comercialización, al cual se accede con prescripción médica para enfermedades o afecciones claramente delimitadas. Un modelo más abierto sugiere la despenalización y autorización del cultivo o la compra de la droga cruda en dispensarios licenciados por el gobierno, previa presentación de un carnet o certificación médica que establece una condición médica habilitante.

En cualquiera de los casos, existe una regulación que define las condiciones médicas habilitantes para el consumo. Igualmente, cada modelo requiere controles estrictos, de la misma manera como se regulan drogas como morfina, metilfenidato y Zolpidem, así como de la posesión de carnets que certifiquen la condición médica.

¿Cuáles son algunos de los beneficios de la risa y felicidad al consumir cannabis?

La mayoría de los expertos dedicados al estudio del impacto que la risa produce en nuestro organismo coinciden en señalar los siguientes beneficios de la risa para el cuerpo humano, lo que conlleva a momentos de felicidad al consumir cannabis:

  • Ayuda a la relajación, ya que al reír se segregan sustancias como la serotonina, que tiene poderes calmantes. Se dice que un minuto de risa diario equivale a 45 minutos de relajación.
  • Permite la liberación de inhibiciones.
  • Fortalece el corazón ya que aumenta la frecuencia cardíaca, unas buenas carcajadas mejoran el ritmo cardíaco y esto, a su vez, provoca beneficios en la presión arterial.
  • Desarrolla una actitud positiva ante al vida.
  • Facilita la digestión al hacer vibrar el hígado mediante un masaje imposible de proporcionar de otra manera
  • Masajea el vientre y las vías digestivas.
  • Evita el estreñimiento.
  • Acelera el metabolismo basal y tonifica los músculos del rostro.
  • Las carcajadas generan una sana fatiga que elimina el insomnio.
  • Mejora la respiración, ya que crea un movimiento diafragmático que hace que los pulmones muevan 12 litros de aire, en vez de los seis habituales.
  • Cura problemas como la depresión, la angustia y la falta de autoestima.
  • Ayuda a quemar calorías.
  • Facilita la digestión al hacer vibrar el hígado, se evita el estreñimiento, mejora la eliminación de la bilis y se estimula el bazo.
  • Baja la hipertensión aumentando el riego sanguíneo, ya que se relajan los músculos lisos de las arterias con lo que se reduce la presión arterial y se tonifican los músculos que hay en el rostro, porque una carcajada continuada activa casi la totalidad de ellos.
  • Potencia la creatividad y la imaginación, ya que cuando uno se ríe segrega más adrenalina.

Los beneficios de la risa y la felicidad al consumir Cannabis

Los que han consumido marihuana ya saben la relación entre la felicidad al consumir cannabis y la risa. Aquí te explicamos la razón y sus beneficios. El cannabis tiene un gran impacto en nuestra mente y en la forma con la que percibimos las cuestiones. Aunque, todavía no se tienen claro los detalles científicos sobre la pesadez en consumidores diarios.

La carcajada o risa a veces es muy difícil de controlar, es espontanea por una serie de razones que pueden ir desde la emoción, alegría, diversión o felicidad al consumir cannabis. Una investigación realizada mostraba que las personas cuando están acompañadas pueden ser treinta veces más propensos a reír que cuando están solos.

Existe un aspecto en la risa que se denomina efecto espejo, los humanos tenemos neuronas espejo que atrapan las señales sutiles de otras personas, por eso tendemos a contestar con una sonrisa a otra sonrisa y a bostezar con otro bostezo. Con las emociones negativas pasa algo similar, rápidamente nos damos cuenta de cuando alguien esta enfadado o cabreado. Estas neuronas espejo pueden atribuirse a la causa de la empatía.

Los efectos del consumo de cannabis pueden producir la carcajada si se ve a alguien disfrutando de su propia risa y si especialmente se encuentra gracioso. Se cree que la risa puede ser una evolución del jadeo, que proviene de los simios cuando se hacen cosquillas o cuando juegan entre ellos.

El cannabis afecta a nuestro sistema endocannabinoide, una red de receptores que se conectan entre ellos. Cuando consumimos, los cannabinoides como el THC provoca automáticamente diferentes reacciones en nuestro cerebro y permitiendo, a través del sistema endocannabinoide, que nuestros neuotransmisores o neuronas se comuniquen entre si. La dopamina vinculada al placer y la serotonina también relacionada con la depresión, son las máximas responsables de nuestro estado de animo elevado y de la positividad.

Según como este nuestro estado de animo, la marihuana puede intensificar la alegría, pero también si nuestro estado de animo no es el mejor puede tener el efecto contrario. Por lo tanto, si se va a consumir, es mejor estar rodeado de buenos amigos y con buen estado anímico.

Si a veces después de consumir se ha tenido la sensación de estar en plan sarcástico o irónico, debes saber que no eres el único que siente ese estado. Esto ocurre porque, según este estudio, corre mas oxigeno por la sangre que llega al cerebro y se activan las regiones del hemisferio derecho y que son las que se encargan de los proceso cognitivos.

También llamado pensamiento divergente, este nos permite ver nuestra realidad en una forma diferente, a menudo con un giro cómico en las cosas. Este pensamiento es una de las razones por las muchos tienen ataques repentinos de creatividad mientras conectan con teorías e ideas aparentemente inconexas. Aunque no todos tienen los mismos efectos cuando consumen THC, la salud, ser muy tolerante, la genética, ser joven o mayor, chico o chica, o la tolerancia a esta sustancia, podrían afectar de diferente forma a cada persona.

Así que ya sabes, según como te encuentres, lo que seas o como seas, el THC puede afectarte de distinta forma. La marihuana activa los compuestos químicos del organismo y también incrementa la cantidad de sangre que lleva al cerebro produciendo activaciones como la más que posible activación de la risa.

Esa elevada carga de oxigeno transportada en la sangre y que llega a la cabeza produce la activación y amplificación en esa región derecha en particular. La ciencia a descubierto que tener problemas en esa parte del cerebro supone experimentar menor frecuencia en el aprecio por el humor o la risa y, también la perdida de cierto punto del efecto de emociones generales.