¿Cómo ayuda el cáñamo, origen de la marihuana, a combatir el coronavirus?

Los autores de este estudio probaron el efecto de diferentes compuestos contra el coronavirus y descubrieron que el CBGA y el CBDA eran muy prometedores.

Se dieron cuenta con un experimento sencillo. En una placa de Petri se cultivaron células epiteliales, como las que infecta el coronavirus en el cuerpo humano. Después, añadieron las dos sustancias extraídas del cáñamo –entre ellas la marihuana– y, para terminar, añadieron a la mezcla la proteína espiga del coronavirus. Esta es la proteína que usa el patógeno como llave para entrar a las células que infecta. Se une a unos receptores, llamados ACE2, de una forma muy específica, como una llave que entra en una cerradura. Por eso, si se bloquea, se puede detener la infección.

No es droga todo lo que florece

El cáñamo es la planta de la que se obtiene la marihuana, pero no todo en la planta tiene efectos psicoactivos.

Dichos efectos los genera un compuesto concreto, llamado tetrahidrocannabinol (THC). Pero la planta contiene otras muchas sustancias con potencial para convertirse en principios activos farmacológicos. Por eso, en la Unión Europea se estableció que las plantaciones legales de cáñamo no podían contener más de un 0,3% de THC. Por encima de ese porcentaje, la planta ya se conoce popularmente como marihuana, aunque este es también el nombre que se da al conjunto de hojas secas que se consumen como droga.

Sin embargo, el compuesto que nos interesa en este caso no es el THC, sino otras dos sustancias llamadas ácido cannabigerólico o (CBGA) y ácido cannabidiólico (CBDA). Esa es la primera razón por la que fumar porros no te ayudará contra el coronavirus. Pero veamos qué es lo que dice el estudio.

La marihuana puede ayudar a combatir al coronavirus, pero no te emociones demasiado

El cáñamo (Cannabis sativa), del que se extrae la marihuana, se podría unir al arsenal de armas contra la COVID-19 del que poco a poco vamos disponiendo. Al menos, esa es la conclusión de un estudio publicado recientemente en Journal of Natural Products. Sin embargo, si estás pensando en fumarte unos porritos para mantener alejado al coronavirus, lamentamos decirte que eso no servirá de nada. El tema no funciona así.

Lo que han visto los autores del estudio, procedentes de la Universidad Estatal de Oregon, es que, in vitro (en condiciones de laboratorio), puede afectar a la capacidad del virus para infectar nuestras células.

Es importante incidir en que se ha visto solo en el laboratorio, porque no es lo mismo un puñado de células cultivadas en una placa de Petri (esas plaquitas redondas que se usan en los laboratorios), que esas mismas células formando parte de un organismo vivo completo. Lo que funciona de una forma puede no servir de otra. No obstante, los resultados han sido tan prometedores que estos investigadores creen que podrían estar en el buen camino para el desarrollo futuro de un antiviral a base de dos ingredientes procedentes del cáñamo, del que se extrae la marihuana.

¿Qué se siente cuando se fuma un porro?

Muchos experimentan una euforia placentera y una sensación de relajación. Otros efectos comunes, que pueden variar ampliamente de persona a persona, incluyen una mayor percepción sensorial (por ejemplo, colores más brillantes), risa, alteración de la percepción del tiempo y aumento del apetito

¿Qué tipo de droga se considera el cannabis?

El cannabis es una droga que se extrae de la planta Cannabis sativa, con cuya resina, hojas, tallos y flores se elaboran las drogas ilegales más consumidas en España: el hachís y la marihuana. … Hachís: elaborado a partir de la resina almacenada en las flores de la planta hembra.

Beneficios de la marihuana en tu cuerpo y tu cerebro

¿Has oído hablar del subidón del corredor? Es el estado de euforia que se produce al hacer ejercicio. Las famosas endorfinas que se segregan con el deporte producen una mayor resistencia al dolor y una sensación de relajación, pero la euforia y el bienestar vienen en realidad de otra droga cerebral: la anandamida, un endocanabinoide. Para entendernos, marihuana que fabrica tu propio cerebro.
Como muchas otras drogas, la marihuana contiene sustancias que se parecen a nuestros neurotransmisores naturales. En este caso se trata del tetrahidrocannabinol o THC, que tiene el mismo efecto en nuestro cerebro que la anandamida: a corto plazo, sensación de bienestar y amplificación de las sensaciones placenteras, elevación del umbral de dolor, y también cierta interferencia con la formación de recuerdos y con las funciones motoras.
Pero además la marihuana contiene otra sustancia llamada canabidiol o CBD, que cuando llega al cerebro hace aumentar los niveles de otro neurotransmisor endógeno llamado 2-AG, que se ocupa de la regulación del apetito (de ahí el hambre que dan los porros), y mucho más importante, el sistema inmunitario y la regulación del dolor. El THC es psicotrópico, y es la parte del cannabis que te proporciona los efectos “recreativos”. El CBD no produce estos efectos, pero sí afecta al las funciones del cerebro y a la salud en general, en muchos casos de forma beneficiosa.
Así que nos encontramos con una planta que contiene principios activos que encienden y apagan interruptores químicos en el cerebro imitando a nuestros propios neurotransmisores. La mala noticia es que esta planta es ilegal. La buena noticia es que cada vez está más cerca el momento en el que su uso se normalice para el tratamiento de muchas enfermedades

¿Cuándo se considera apropiada la marihuana medicinal?

Los estudios informan que el cannabis medicinal tiene posibles beneficios para varias enfermedades. Las leyes de cada estado contemplan diferentes enfermedades autorizadas para el tratamiento con marihuana medicinal. Si estás considerando la marihuana para uso médico, consulta las regulaciones de tu estado.

Dependiendo del estado, puedes calificar para el tratamiento con marihuana medicinal si cumples con ciertos requisitos y tienes una condición de elegibilidad, como:

  • Enfermedad de Alzheimer
  • Esclerosis lateral amiotrófica (ELA)
  • VIH/SIDA
  • Cáncer
  • Enfermedad de Crohn
  • Epilepsia y convulsiones
  • Glaucoma
  • Esclerosis múltiple y espasmos musculares
  • Dolor severo y crónico
  • Náuseas severas

Si experimentas síntomas molestos o efectos secundarios debido a un tratamiento médico, especialmente dolor y náuseas, habla con el médico para conocer todas las opciones que puedes probar antes que la marihuana. Es posible que los médicos consideren la marihuana medicinal si otros tratamientos no funcionan.

Mitos y realidades sobre la marihuana y el sueño

Perseguida por unos y alabada por otros, la marihuana sigue siendo un tema de actualidad. Entre sus beneficios para la salud y la etiqueta de “sustancia ilegal”, parece que la sociedad y las autoridades empiezan a abrir la puerta a los pequeños productores. Sin embargo, aún quedan muchas cosas que aclarar en torno a la marihuana, sobretodo en lo relativo al sueño y al descanso. Y es por eso que venimos a explicarte una serie de realidades

La marihuana puede presumir de ser una planta con una amplia variedad de compuestos, aunque destacan principalmente dos de ellos: el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD).

Diversas investigaciones, han demostrado que ambos compuestos tienen un efecto considerable sobre el sueño. En concreto, el THC provoca que nos quedemos dormidos de una forma más rápida. En cuanto al CBD, este aceite estimula que nuestras horas de sueño sean mucho más tranquilas y relajadas, lo que hace que al día siguiente nos sintamos más descansados.

¿Qué efectos tiene la marihuana en la salud de los pulmones?

Al igual que el humo del tabaco, el humo de la marihuana irrita la garganta y los pulmones  y puede causar tos intensa cuando se consume. También contiene niveles de alquitrán y sustancias químicas volátiles similares a los del humo del tabaco, lo que suscita preocupación en cuanto al riesgo de que cause cáncer y enfermedades pulmonares.68

El consumo de marihuana se vincula con la inflamación de las vías respiratorias grandes, una mayor resistencia de las vías aéreas e hiperinflación pulmonar, y quienes fuman marihuana con regularidad reportan más síntomas de bronquitis crónica que quienes no fuman.68,69 En un estudio se determinó que quienes fuman marihuana con frecuencia visitan más al médico para consultar por problemas respiratorios que las personas que no fuman.70 En algunos estudios de casos se ha propuesto que debido a los efectos inmunodepresores del THC, fumar marihuana puede aumentar la predisposición a contraer infecciones pulmonares—como neumonía—en las personas que tienen inmunodeficiencias. Sin embargo, un amplio estudio de cohortes con enfermos de sida no confirmó dicho vínculo.68 Fumar marihuana también puede debilitar la respuesta inmunitaria del aparato respiratorio, lo que aumenta la posibilidad de que la persona contraiga infecciones pulmonares, incluso neumonía.69 Estudios realizados con animales y seres humanos no han determinado que la marihuana aumente el riesgo de contraer enfisema

La marihuana es segura y eficaz como medicina?

Las posibles propiedades medicinales de la marihuana y sus componentes han sido tema de investigación y polémica durante décadas. En sí, el THC tiene beneficios medicinales comprobados en ciertas formulaciones. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (U.S. Food and Drug Administration, FDA) ha aprobado medicamentos elaborados a base de THC, tales como el dronabinol (Marinol®) y la nabilona (Cesamet®), recetados en forma de píldoras para el tratamiento de náuseas en pacientes que reciben quimioterapia para el cáncer, y para estimular el apetito en pacientes que tienen síndrome consuntivo debido al sida.

También se han aprobado o se están estudiando otros medicamentos elaborados a base de marihuana. El nabiximol (Sativex®), un atomizador bucal disponible actualmente en el Reino Unido, Canadá y varios países europeos para el tratamiento de la espasticidad y el dolor neuropático que pueden acompañar la esclerosis múltiple, combina el THC con otra sustancia química de la marihuana denominada cannabidiol (CBD).

CBD no tiene las propiedades gratificantes del THC, e informes anecdóticos indican que puede ser prometedor para el tratamiento de trastornos convulsivos, entre otros. En Estados Unidos se está probando un medicamento líquido a base de CBD llamado Epidiolex para el tratamiento de dos formas graves de epilepsia infantil: el síndrome de Dravet y el síndrome de Lennox-Gastaut.