La treintena de mutaciones de la nueva variante Ómicron preocupa a los expertos del covid

Hasta 30 mutaciones en la espícula han traído una nueva letra del alfabeto griego al libro de la crisis del coronavirus. La OMS nombró este viernes como Omicron a la nueva variante detectada en Sudáfrica, una nueva cepa que ha generado cierta inquietud entre los expertos. Al estar recién descubierta, faltan datos, aclaran los epidemiólogos, y la aparición de mutaciones es un proceso natural entre los virus como ha mostrado el SARS-CoV-2, pero hay «preocupación» por la treintena de cambios que se detectan en su composición respecto a la cepa original de Wuhan.
La viróloga del Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio) del CSIC y la Universitat de València, Mireia Coscolla, pone el foco en que en Omicron se da una «acumulación de mutaciones sin precedentes». Esos 30 cambios a la vez, indica, complican el diagnóstico. «La inmunidad es compleja», señala, al tiempo que precisa que no se sabe cómo podrían afectar estos cambios a la efectividad de anticuerpos naturales y de la vacuna.
De momento, la investigadora desgrana que esas mutaciones ya se han visto en otras variantes por separado y lo que significaban era mayor capacidad de entrar en las células (lo que le genera más transmisibilidad) y mayor resistencia a la inmunidad. Además, habría conseguido desplazar a Delta como la variante principal. «La velocidad con la que se ha replicado da la sensación de que es más transmisible», añade.

Los científicos sudafricanos concluyen que las vacunas actúan contra la covid grave por la variante ómicron

La Red de Vigilancia del Genoma Sudáfrica (NGS-SA, en sus siglas en inglés) presentó el miércoles por la tarde los avances preliminares de su estudio de la variante ómicron ante la Comisión de Salud del Parlamento del país. Siguen necesitando tiempo para ir ajustando los datos pero, en lo que ya consideran el comienzo de la cuarta ola de covid-19, aseguraron que se están concentrando en la transmisibilidad y el efecto sobre la inmunidad que proporcionan las vacunas. Richard Lessels, experto en enfermedades transmisibles, señaló: “Una gran parte de la población está obteniendo la inmunidad con las vacunas o pasando la enfermedad, por lo que es complejo decir cuál será la evolución. La genética de la ómicron es completamente diferente de la delta o de las variantes anteriores”. Tampoco saben si el período de incubación se mantiene en la media de cinco días que habían comprobado. Pero, aseguró Lessels, sí tienen la certeza de que “las vacunas son la herramienta que puede impedir que la enfermedad sea grave y se precise de hospitalización”.
“Nos preocupa no tanto el número de mutaciones, sino dónde se concentran, porque muchas lo hacen en la proteína de pico, y en concreto en partes clave, importantes en el acceso a nuestras células. No sabemos si los anticuerpos podrán con ellas”, explicó Lessels. También apuntó que, aunque la mayor parte de los positivos de la nueva variante están superándola con síntomas leves, “es demasiado pronto para decir cómo de peligrosa es la ómicron, porque ha sido detectada hace muy poco”. “No sabemos si veremos casos más graves o no”, aseguró.