Qué es el sistema endocannabinoide y qué papel juega en todo esto

De manera muy simple, podríamos decir que el sistema endocannabinoide actúa como un canal de comunicación entre las células de nuestro cuerpo. 

Este sistema trabaja a través de los endocannabinoides, sustancias que produce el organismo de manera natural y que regulan múltiples funciones fisiológicas. Entre otras, se encargan de disparar las señales del dolor. 

Los científicos creen que el desajuste o carencia de sustancias endocannabinoides puede tener una conexión directa con las cefaleas y migrañas

Lo interesante de todo esto es que, a nivel químico, estas sustancias que produce nuestro cuerpo son muy similares a los fitocannabinoides presentes en la planta del cannabis. ¿Vas viendo ya la relación entre el cannabidiol y las migrañas? 

¿Qué diferencia hay entre el CBD y el THC?

Es probable que hayas oído hablar del THC mucho antes que del CBD. El THC (abreviatura de tetrahidrocannabinol) no es solamente el principal motivo por el que la marihuana (otra subespecie de Cannabis sativa) es ilegal en gran parte del mundo, sino que además es conocido por producir efectos psicotrópicos (subidón).

Afortunadamente, no todos los cannabinoides son iguales, y aunque pueden existir diferencias sutiles entre sus estructuras químicas, son suficientes para modificar sus efectos de forma notable.

Las diferencias en la estructura química del CBD significan que no interactúa con el cuerpo de la misma manera que el THC. Como resultado, este cannabinoide no es tóxico, no coloca y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), no tiene potencial de abuso.

¿Es posible que una prueba de drogas dé resultado positivo?

Si bien es posible que una prueba de detección de drogas dé resultado positivo después de la exposición secundaria al humo de marihuana, esto es poco probable. Los estudios demuestran que cuando un fumador de marihuana exhala el humo, libera muy poco THC en el aire. Las conclusiones de los estudios sugieren que, a menos que la persona expuesta al humo de segunda mano se encuentre en una habitación cerrada e inhale mucho humo durante varias horas, no es probable que obtenga un resultado positivo en una prueba de detección de drogas.15,16 Aun si se encontrara algo de THC en la sangre, la cantidad no sería suficiente como para arrojar un resultado positivo en la prueba.

Efectos a largo plazo

La marihuana también afecta el desarrollo del cerebro. Cuando una persona comienza a consumir marihuana en la adolescencia, la droga puede reducir la capacidad de pensar, la memoria y las funciones cognitivas (funciones de aprendizaje), y puede afectar la manera en que el cerebro establece conexiones entre las áreas que son necesarias para realizar estas funciones. Los investigadores todavía continúan estudiando cuánto tiempo duran los efectos de la marihuana y si algunos de los cambios que causa podrían ser permanentes.

Efectos a corto plazo

Cuando una persona fuma marihuana, el TCH pasa rápidamente de los pulmones a la corriente sanguínea. La sangre transporta entonces la sustancia química al cerebro y a otros órganos del cuerpo. Si la persona ingiere o bebe el THC, el organismo lo absorbe más lentamente. En ese caso, los efectos se sienten por lo general entre 30 y 60 minutos después de consumir la droga.

El THC actúa sobre ciertas células receptoras específicas en el cerebro, las células que normalmente reaccionan a sustancias químicas naturales similares al THC. Estas sustancias químicas naturales desempeñan un papel en el desarrollo y el funcionamiento normal del cerebro.

¿Cómo se consume la marihuana?

La marihuana se fuma en cigarrillos enrollados (llamados porros o joints), en pipa o en pipas de agua (bongs). También se fuma en blunts, que son cigarros vaciados y vueltos a rellenar parcial o totalmente con marihuana. Para no inhalar el humo, algunas personas usan vaporizadores. Estos aparatos extraen los ingredientes activos de la marihuana (incluido el THC) y recolectan el vapor en una unidad de almacenamiento. La persona entonces inhala el vapor, no el humo. Algunos vaporizadores usan un concentrado líquido de marihuana.

La marihuana también se puede mezclar con alimentos (comestibles de marihuana) —como por ejemplo bizcochos de chocolate, galletas o golosinas— o beberse en forma de infusión como si fuera un té. 

¿Qué es la marihuana?

El término marihuana se refiere a las hojas secas, flores, tallos y semillas de la planta Cannabis sativa o Cannabis indica. La planta contiene tetrahidrocanabidol (THC) —una sustancia química que provoca alteraciones mentales— y otros compuestos similares.

La marihuana es la droga adictiva de mayor consumo después del tabaco y el alcohol.1 Es muy común entre la gente joven. En el 2015, más de 11 millones de jóvenes de entre 18 y 25 años reportaron que habían consumido marihuana el año anterior, los índices de consumo de marihuana entre los estudiantes de la escuela media y secundaria han disminuido o se han mantenido sin cambio en los últimos años, después de haber mostrado varios años de aumento. Sin embargo, son cada vez menos los jóvenes que piensan que el consumo de marihuana es riesgoso.

.

¿Qué síntomas del cáncer alivian el THC y el CBD?

En todo el mundo se están llevando estudios para determinar si los cannabinoides de la marihuana pueden ayudar a los pacientes con cáncer. Según el National Cancer Institute, se ha estudiado el efecto del cannabis en los siguientes síntomas relacionados con las enfermedades oncológicas y sus tratamientos.
Náuseas y vómitos
A pesar de los avances en el tratamiento del cáncer, las náuseas y vómitos siguen siendo efectos secundarios que angustian a los pacientes y a sus familias. Los cannabinoides se están demostrando efectivos en sus dos versiones.
Estimulación del apetito
Según el NIH, el THC (dronabinol) no ayudaba a aumentar el apetito o el peso en pacientes con cáncer avanzado comparado con otros medicamentos. Sin embargo, sí que notaron aumento del apetito y peso en pacientes con VIH.
Alivio del dolor
El tratamiento del dolor mejora la calidad de vida de un paciente oncológico. El dolor del cáncer resulta de la inflamación, la invasión de los huesos u otras zonas sensibles o la lesión en los nervios. Cuando este dolor es intenso y persistente, suele ser resistente también a los opioides.
En los ensayos clínicos que se han llevado a cabo hasta la fecha, se ha demostrado que el extracto de THC:CBD nabiximols a dosis bajas era más eficaz para el control del dolor y las alteraciones del sueño que el extracto de THC en los pacientes en los que el dolor no había mejorado con opioides potentes. Estos estudios proporcionaron datos alentadores sobre el efecto analgésico de la combinación del THC y del CBD.
Ansiedad y trastornos del sueño
En los estudios llevados a cabo sobre los efectos de la aplicación de Cannabinoides aislados o como extractos de Cannabis se ha demostrado que el THC tenía efectos ansiolíticos, mejoraba la calidad del sueño y la relajación.
Los ensayos clínicos sobre el uso del cannabis para aliviar los síntomas del paciente se llevan a cabo en paralelo a los que lo estudian como terapia para tratar el mismo cáncer. Resulta esperanzador ver la cantidad de estudios en curso sobre los cannabinoides y sus aplicaciones médicas, solos o en combinación entre ellos.
Para muchos enfermos, oncológicos o no, el THC y el CBD del Cannabis han sido una solución sin la cual la vida sería mucho más difícil. A menudo ha sido la decisión del propio paciente que se inicia en el consumo de Cannabis por recomendación de otro paciente o familiar, por desesperación o por alergia a los medicamentos convencionales. En muchos casos los extractos de Cannabis han marcado un antes y un después en estos enfermos.
No creemos que tarde en llegar el día en que el Cannabis como terapia esté normalizado. La eficacia del THC y del CBD está probada, solo se necesita que los médicos tengan ensayos clínicos suficientes que avalen las dosis y los cannabinoides adecuados para cada enfermedad para que sea una realidad.

¿Qué hay del THC en casos de trastornos alimenticios?

Muy interesante el efecto del CBD, pero ¿entonces no puedo consumir THC? Claro que sí. De hecho, este químico también tiene efectos positivos en la regulación de trastornos de alimentación. Cuando se consumen productos que tengan tanto CBD como THC, dependiendo de las concentraciones de cada uno, puede que los resultados sean incluso, mejores.

Esto es porque el THC, además de ponerte high, entre otros efectos, también estimula el apetito. Incluso, pacientes de cáncer lo utilizan para tratar la pérdida de apetito durante la quimioterapia. Mientras esto sucede, el CBD puede ayudar a que el subidón del THC no sea tan fuerte y a que puedas comer luego sin sentir la ansiedad o preocupación característica de la anorexia o la bulimia.

Hay estudios que permiten observar que el THC, junto con otros cannabinoides, puede prevenir la pérdida de peso excesiva causada por la anorexia si hay actividad física involucrada. Por otro lado, el hincapié en controlar las dosis es porque también puede haber efectos opuestos a los deseados. Un ejemplo es el CBD, que, en dosis altas, se utiliza para controlar la obesidad.

En cualquier caso, recuerda que la anorexia es una enfermedad. Si vas a consumir THC antes, es recomendable que consultes con tu médico tratante. Él te dirá si sus efectos alucinógenos pueden perjudicar a tu cuadro o, por el contrario, beneficiarlo.

Esta demostrado en estudios especializados que el TCH a bajas concentraciones y en conjunto con el CBD resulta mas efectivo para diferentes patologías.